De vuelta al mundo real

Después de haber pasado un fin de semana completito en BCN (ciudad de mis amores), vuelvo a casa para encontrarme todo lo que dejé tirado en mi presurosa salida. He recogido todo y he leido el correo.
Tropecientos mensajes de diferentes e-groups a los que estoy suscrita (y creo que ya es hora de que lo deje…) y algunos varios miles de Spam.

Mientras los leia, notaba unas pequeñas punzadas (pinchazos, vaya) en la parte baja del vientre.
-«Mierda! Seguro que es Apenciditis!».
He corrido a tumbarme en mi cama para comprobar si, en efecto, corría el riesgo de padecer una peritonitis.
No estoy operada, y cualquier pequeño dolor en esa peligrosa esquina de mi cuerpo me hace temblar y sudar la gota gorda. Y no por tener que operarme, ni por el dolor en si… Lo que me da pánico es no saber que estoy sufriendo una apendicitis!! Que soy una exagerada, lo sé, pero no puedo evitarlo.
Al final he supuesto que debido a mi empacho de Dunkin’ Donuts, mi tripita estaba haciendo cosas raras, asi que no voy a preocuparme más por el momento.

El fin de semana ha sido muy agradable. Estuvimos con 2 amigos y visitamos el Salò del Manga. Había muchíiiisima gente, y la mayoria de ellos iba disfrazados como sus personajes favoritos. Ha sido muy divertido y he visto cosas que me interesaban mucho, sobre todo nuevas publicaciones y nuevas obras. Tengo que ahorrar!
Durante todo el salón estuve fijándome si veía a un par de autoras de Comic Manga nacionales, pero no hubo suerte.
Pensé que quizas N habría ido, pero tampoco le ví.
Hace muchísimo que no hablamos y le hecho de menos. Cuando conoces a alguien tan interesante como él, te apetece seguir en contacto siempre, hablar de las novedades, contarle cosas, etc…pero cuando algo más que la amistad se mete por el medio…malo.
Todos somos humanos y no puedo reprocharle nada. Nadie tiene la culpa de fijarse en nadie.
Pero siento que soy egoista, al menos lo fuí durante un tiempo hasta que decidió que lo mejor sería dejar de hablar. Y para qué engañarme, era lo mejor. Siento que echo de menos a un amigo. Fue un breve lapso de tiempo, pero lo sentía mi amigo.
Y espero que le vaya bien, porque se lo merece. ^_^