Por aquí andamos…

Con eso de que tengo «vacaciones escolares» la presión ha desaparecido casi al 90%. El dia 22 de diciembre entregué todos los proyectos y trabajos y fué como si me quitara una losa de mármol de la chepa.

Estaba tan ida, tan dormida, tan cansada tan…tan…tan ausente mentalmente que decidí no irme a cenar con mi clase a cambio de dormir, por fin, más de 6 horas seguidas, aunque al día siguiente también trabajaba. Acordamos, para beneficiar a todos, que iríamos a tomarnos algo y después quien quisiera cena que se apuntase. Estuvimos una horita en una cervecería irlandesa cerca de la escuela. Nos reímos, brindamos y nos despedimos. Sólo bebí un vaso de sidra (nada de El Gaitero o La Gallega) y cuando me levanté a pedir otro mi equilibrio me sugirió sentarme, serenarme e irme a casa. Llevaba tal mareo que no sé como no me pasé de parada en el tren. Al llegar a casa me fuí directa a la cama. Y qué bien me sentó!
No he tenido vacaciones en el trabajo y, para más inri, aprovechando que no tengo clase he preferido trabajar todo el día esta semana (la pela es la pela), y debería haberlo pensado dos veces: no recordaba lo eternas que se hacen las horas por la tarde.

Lo bueno es que he tenido tiempo de ir de compras. Compras no-navideñas para mí, evidentemente. La navidad no es algo que yo celebre, aunque es cierto que me gustaría que aquellos que deciden celebrarla tuvieran unas fiestas mínimamente agradables. No he podido escapar de las orgías de fuentes de patata, garbanzos, carne, fideos, gambas, tellinas, etc. (aún tengo cocido en la nevera del sábado) pero si del resto de tópicos de estas fechas.

Como he dicho, no regalo a nadie, prefiero hacer regalos a mi antojo: cuando quiera y a quien quiera, el que me conoce bien lo sabe, no soy esclava de fechas (menos las de entrega y de cobro).

Pero yo me quiero mucho (qué puñetas!) y si los meses anteriores tuve sequía comiquera y librera, ahora he leído prácticamente un título al día.
Para empezar, Blacksad, los 3 números, y qué gustazo!! Estuve además ojeando en la Fnac algunas cosas de la estantería de tebeos donde no suelo mirar y oye…por ahi andaba The Punisher. Un día fué 1# En el principio y 2# La cocina Irlandesa y otro día me llevé Punisher: Nacimiento. Desde luego, decir que está como una cabra es quedarse corto pero oye…el dibujo lo vale y el guión también, eso si, violencia a «cascoporro», jejejejejeje!

Tuve suerte y Plou me trajo de su pueblo su ejemplar de Maus, y acabándolo estoy también. Siempre me ha costado mucho enfrentarme a las historias del holocausto, y aunque Maus es muy duro, también tiene ese punto que hace que pienses que lo malo no dura siempre y que vale la pena luchar por lo que quieres.

Hoy la última compra de la semana, del mes y del año es un disco, algo que no compraba desde hace mucho tiempo.
El elegido ha sido Takk, el nuevo disco de la banda islandesa Sigur Rós, y para no perder la costumbre, una delicia para los oídos. Estoy escuchándolo mientras escribo este post dese el principio y todavia no he oido nada que no me guste.
takk

Si hay algo que, además de su música, me gusta de ellos es el cuidado que ponen con los artworks de los discos. Los diseños, dibujos y materiales parecen estar hechos a medida para cada trabajo. Estaba con Plou en la Fnac y me decía, mientras yo me quejaba un poco del precio del disco:
Pero…bajatelo! ya te lo comprarás cuando esté más barato! o bájatelo y nada más!«
Yo le decia que no, que yo quería ese disco físicamente.

El problema es que puedes descargar la música pero… y el envoltorio original? para mi es arte, al igual que lo que se escucha, y creo justo pagar el precio. Y ya lo digo, el disco es una maravilla.
Sobre temas de trabajo y estudios, tengo alguna web pendiente que necesito acabar ( y cobrar) y hasta el día 9 no volveré a clase, asi que, más relax hasta entonces. Supongo que en Enero tendré también que aclarar algunos temas con «la patronal», a ver si de una puñetera vez me pagan por lo que hago.
Uhmm…y creo que WordPress 2.0 tendrá que esperar un par de semanas, aprovecharé y haré reestructuraciones…
…qué ganas de no hacer «ná de ná!