A vosotros y vosotras…

A vosotros y vosotras, que os despertais en diciembre con las sábanas por encima de la cabeza y con los ojos cerrados acariciais el frío de la mañana.
A vosotros y vosotras, que observais a la gente en el metro y podeis ver en sus ojos las preocupaciones diarias, las alegrías intermitentes y las tristezas puntuales.

A vosotros y vosotras, que os refugiais bajo un rayo de sol, esperando que una pequeña parte de su calor se filtre en vuestros huesos.
A vosotros y vosotras, que escuchais esa canción sin poder evitar que las lágrimas lo mojen todo.

A vosotros y vosotras, que preferis una mirada a cualquier conversación al uso, que acariciais con deleite el cabello de aquel o aquella que os hace enternecer.

A vosotros y vosotras, que conoceis lo efímero del placer y no por ello lo desterrais, que os agarrais a vuestros sueños sin levantar los pies del suelo.

A vosotros y vosotras, que siempre estais ahi para abrirme los ojos, o cerrármelos mientras me abandono al sueño.