Nuka ya está en casa!

Aquel que me conozca sabe que, desde siempre, me encantan los perros. Aunque no era mia (porque prácticamente la cuidaba mi madre hasta que fui mas mayor), la primera perra con la que conviví fué Trufi, una Yorkshire Terrier que vino a casa con 3 meses y que tuvo que compartir su vida con las borregas que éramos por aquel entonces yo y mi hermana.

Con el tiempo, Trufi convivió también con Blackie, otro Yorkshire Terrier un poco gruñón, que tuvo que ser sacrificado al poco de tener 2 años. Después, al cabo de un tiempo aparecieron Nory y Gus, dos Bichones Malteses guapísimos. Con ellos ya no conviví.

Desde que empecé a vivir sola y luego en pareja, siempre quise tener un perro. No es que no me gusten los gatos, simplemente les tengo alergia. Desde que estoy con Roger le he machacado una y otra vez con que quería un perro. y supongo que el haber cuidado a los perros de mi madre de vez en cuando y haber comprobado que, aunque dan trabajo, también dan alegrías, nos ha llevado a esta situación.

Ayer por la mañana nos fuimos a Tona, esperando encontrar una pequeñaja que traernos a casa. El dueño de los papás nos enseñó a 3 perritas: 1 más grandecita, una marrón que no paraba de mover el rabo y otra con manchas negritas, que no decía ni mu!

Casi se me parte el corazón cuando las vi. ¿La verdad? Me hubiese llevado a las 3 sin dudarlo, pero eso no era posible. Los ojos de la mas pequeña eran preciosos…no se exactamente por qué, pero la elegimos a ella: Nuka la llamamos.

La lavaron y secaron, y tembló durante un rato. El camino a casa lo hizo durmiendo tranquilamente.
Lo primero que hizo al llegar a casa fue marcarse un pipi en el comedor, pero desde entonces, el 99% de las veces lo ha hecho en los periódicos que le hemos puesto. Con las cacas estamos a un 50%.

Ahora lo que me preocupa es que esté bien, que no se sienta sola, que no añore a su familia. A veces se pone a gemir sin ton ni son, y tengo miedo de que le pase algo y yo no sepa descifrarlo.
La verdad es que, desde ayer, Roger y yo estamos como «en tensión», pensando en cada momento si estará bien o no.
Supongo que es cuestión de acostumbrarnos. De momento, esta noche no parece haber llorado, o al menos no la hemos oído, y cuando me he levantado, todo el pipi estaba en los periódicos asi que, mejor no ha podido hacerlo!! 🙂

Ponga un androide en su vida

Un fin de semana donde en la red sólo se ha hablado del EBE ese yo me lo he pasado en mi casita, un poco dolorida eso si (cosas del osteópata), pero bien entretenida con mi nuevo y flamante HTC Magic (en negro) que lleva el SO Android.

La cosa empezó cuando Roger se agenció un iPod Touch. El cacharro es genial y yo abusaba del uso y disfrute del mismo. Pensé que queria pillarme uno, pero no. El problema es que por mucho wifi que tenga, no todas las redes son abiertas…vamos, que yo queria 3g en un dispositivo para poder tener conexión en prácticamente todos los sitios y poder enviar mensajicos, twitters y todas esas chorradas con las que pierdo el tiempo.
Empecé a mirar al iPhone con otros ojos. Mi historia con Apple la conocéis de sobra, pero es cierto que, aparte de los ordenadores, poca cosa he querido tener con Steve Jobs y compañía. El porqué viene de 2 malas experiencias con sus reproductores musicales.
Claro, el iPod Touch me habia cambiado un poco las ideas que tenia, asi que me fui a Movistar a preguntar después de2 meses dándole vueltas.

El problema, entre otros muchos, es el cambio de tarifas (ahora con Vodafone pago 6 céntimos el minuto) y los 2 euros más que vale la conexión de datos mínima al mes. A ver, yo lo que quiero es pagar menos de móvil, no más, asi que pasé de Movistar.
Me di cuenta, por otra parte, que el iPod Touch era para mi, la consola que nunca tuve. Es verdad, sólo lo he usado para jugar a Los Sims 3 y al MewMew Tower 2. Definitivamente yo queria un móvil con el que estar permanentemente conectada y que fuese barato, fácil de usar y me permitiese instalar lo que me diese la gana, porque además, el iPhone tenia alguna cosilla que no acababa de molarme: la sincronización, el tener el store en todos los ordenadores que uso, el andar preocupada con sincronizar, y luego el tener que hacer el Jailbreak ese, que, señores, para alguien tan inútil como yo no debe ser tán fácil. Además, para jugar ya tengo el iPod Touch que es una maravilla, oyes.

Un día, hablando con una compañera me recordó la palabra Android. Claro!! aquel SO que es de google. Apenas tenía ni idea, la verdad, y me puse a mirar por la red a ver de que iba esto.
Móviles bien chulos, pantallas táctiles, todo lo que necesito…genial!! Lo mejor de todo fué que Vodafone tenia el HTC Magic en stock y se me quedaba, con los 750 puntos que tenía en 89 euros. Asi que, la verdad, poco me lo pensé!!! Lo pedí el Martes por la tarde en la tienda online.

No se si fue suerte o que, pero el viernes, a mediodía, llegaban los de UPS con mi paquetito!!
Ni que decir tiene que lo flipé en colores, para que mentir. Sincronizé todas mis cosillas que tengo en las apps de google y ale, a correr!!!

Pero claro, no tardé mucho en darme cuenta de que, efectivamente, quería hacer cosas que implicaban el tener acceso como administrador al móvil (almacenar las aplicaciones en la tarjeta sd para tener mas espacio el el movil, tener más control sobre las apps y un montón de cosas que no haré), asi que el sábado por la mañana decidí ponerme a ello.

Seguí las instrucciones de un sitio (mal, todo hay que decirlo) y acabé con un móvil que no salía de la pantalla de Vodafone. Acojonada estuve durante 3 horas de buscar, pelearme, reiniciar….Pensando ya que tenía un ladrillo en lugar de un teléfono, se me ocurrió meterme en un chat de la gente cuya distribución me estaba instalando. Aleluya!!! resultó que me había quedado en un paso y me faltaba dar dos más.

Chaaaan!!! Todo perfecto!!! Pero…no me tiraba ni el teléfono ni la red. Al final, veo un par de opciones que activar, añadir los datos de la red de Vodafone y listo!!!

Realmente lo pasé mal, pensando que tendría que tirar el móvil a la basura. La verdad, si no quieres hacer movidas chungas con el móvil (como ser desarrollador o instalarte ROMS específicas que tengan caracteristicas concretas que quieras tener) no hace ninguna falta que te rootees el móvil. De hecho, leed esto si lo estáis pensando: The dangers of rooting your android phone.

Asi que, de momento, tengo mi Htc Magic corriendo Cyanogenmod con la última versión (tienen una app para actualizaciones) y a no ser que cambiar al futuro Android 2.0 sea tan fácil como tirarme un pedo, me quedo donde estoy. El móvil tira que da gusto y yo estoy más contenta que unas pascuas. 🙂